¿Cómo medir la concentración de amoníaco en los sistemas ventilados donde son alojados ratas y ratones?

Hagalo Ud. Noticias

Al considerar que este es un tema de interés general, compartimos nuestra experiencia con el procedimiento de cómo se realiza en la UPEAL-CINVESTAV en la Ciudad de México, la medición (monitoreo) de las concentraciones de amoniaco (ppm) en cada uno de los sistemas ventilados que poseemos, cuya lectura se toma directamente en el ducto de extracción de aire de cada estante ventilado que se encuentra conectado al sistema de extracción central del SVAAC (Sistema de Ventilación, Aire Acondicionado y Calefacción).  

Existen métodos analíticos muy precisos para la medición del amoníaco en el ambiente y que deben ser realizados por personal y compañías especializadas en la seguridad ocupacional del trabajador. Estos métodos requieren de más tiempo, más recursos y personal calificado. El procedimiento que hoy compartimos lo realiza una persona y se basa en la experiencia adquirida por años en la medición “in situ” y rápida, de la concentración de amoníaco en las áreas de eliminación de desechos, principalmente donde se colecta el encamado sucio, utilizando un dispositivo portátil recomendado por especialistas en seguridad del trabajo. 

La Occupational Safety and Health Administration (OSHA) de los Estados Unidos de América establece un límite de exposición para 8 horas de 25 ppm y de 35 ppm para 15 minutos de exposición en las áreas de trabajo y el National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) recomienda que los niveles de amoníaco en el área de trabajo se limiten a 50 ppm para 5 minutos de exposición. Lo anterior no limita el adecuado y correcto uso del equipo de protección personal.

Como se sabe, no existen estándares establecidos para la evaluación de las concentraciones de amoníaco en el macro y microambiente de los roedores de laboratorio, salvo el conocido e inexacto “olor a ratón”. Es recomendable establecer niveles propios de medición y control donde sea posible, especialmente en las áreas de riesgo laboral y en los cuartos con animales, siguiendo las indicaciones de los especialistas de seguridad del trabajo y de los Médicos Veterinarios en las áreas con animales, tomando en consideración las recomendaciones de la Guía para el  control de los niveles de NH3 y el CO2. 

Los estándares que se establecen en nuestro Procedimientos Normalizados de Operación (PNO) se determinaron a partir de la experiencia adquirida tras 3 años de medición sistemática y de las referencias en publicaciones y estudios realizados por otros colegas y como parte fundamental se realizan a partir de las siguientes premisas:

  • Poseer un diseño funcional y comprobado del funcionamiento del Sistema de Ventilación, Aire Acondicionado y Calefacción (SVAAC) central.
  • Conectar la extracción directa del aire del SVAAC central al ducto de extracción de aire de cada estante ventilado.
  • Garantizar el funcionamiento adecuado y eficiente de los estantes ventilados en todo sentido y fundamentalmente en los cambios del volumen de aire por hora en el microambiente.
  • Respetar la densidad de alojamiento animal (cantidad de roedores) de acuerdo a las dimensiones del micro aislador y al peso y características de los roedores.
  • Usar un encamado que reúna las características de absorbencia, secado rápido y una frecuencia de cambio avalada previamente por los Médicos Veterinarios.

Con estas premisas, las mediciones en el microambiente del alojamiento de ratones en nuestras instalaciones no superan el 0 ppm y no supera los 12 ppm en el caso del microambiente del alojamiento de las ratas, medición que se realiza durante 5 minutos en cada estante ventilado en la mañana del día número 7 del cambio de encamado, previo a esta actividad.

El equipo que se utiliza en este procedimiento (GasAlert EXTREME) es el utilizado por el personal con riesgo de exposición de amoníaco en su lugar de trabajo y se coloca cerca de la nariz y boca y cuando la concentración de amoniaco alcanza los límites mínimos de exposición, emite una señal sonora (pitido) de alerta. 

Pasos básicos:

 

 

 

 

 

1-Encienda el equipo GasAlert para medir la concentración de NH3 de acuerdo a su instructivo.

 

 

 

 

 

2-Desconecte el ducto de plástico de extracción de aire del estante que va a monitorear.

 

 

 

 

 

3-Coloque en el interior del ducto el equipo medidor de NH3, sosteniéndolo con el clip en el borde superior del ducto.

 

 

 

 

 

4-Coloque nuevamente el ducto de plástico de extracción y espere 5 minutos o hasta oír el sonido de alerta del equipo.

5-Retire el ducto de plástico y el equipo

6-Registre la lectura de concentración de amoniaco en el formato F01/UDG.O.009 

 

Autor: Profesor Jorge Fernández Hernández

Sobre el Autor:

Jorge FernandezEl Profesor Jorge Fernández Hernández inició sus actividades en la Ciencia de los Animales de Laboratorio en el año 1984 y desde entonces se ha vinculado en el desarrollo de proyectos científicos, tecnológicos así como de diseño y construcción de instalaciones para animales de laboratorio como consultor y asesor en instituciones científicas, académicas y de producción y control de medicamentos. Ha publicado 30 artículos en diversas revistas especializadas en animales de laboratorio y ha participado en múltiples eventos científicos en EE.UU, Europa y América Latina como asistente y ponente. Se desempeña actualmente como Director del Programa Institucional para el Cuidado y Uso de Animales de Laboratorio (PICUAL) y Jefe de la Unidad de Producción y Experimentación de Animales de Laboratorio (UPEAL) del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav). Es miembro del CICUAL de esta institución científica desde 1996 y ha desarrollado junto con especialistas de tecnologías de la información y las comunicaciones, sistemas administrativos y de control de procesos para el mejor funcionamiento del CICUAL y para el desarrollo y control de protocolos para el cuidado y uso de animales de laboratorio, así como con procesos orientados a la planeación del uso de animales y la supervisión de procedimientos experimentales y de bioseguridad animal. Es miembro de la Asociación Mexicana para la Ciencia de los Animales de Laboratorio (AMCAL A.C.) desde 1996 y desde ese mismo año de la American Association for Laboratory Animal Science (AALAS). Es también Especialista Ad Hoc de la AAALAC International desde el año 2004. Ha sido y es asesor y consultor en el diseño y construcción de nuevas instalaciones para animales de laboratorio con tecnología de punta así como en la organización y desarrollo de Programas Institucionales para el Cuidado y Uso de los Animales de Laboratorio en México, Colombia, Brasil y Chile.

Comentarios

Seguiremos ofreciendo un espacio para todos aquellos que quieran participar y colaborar en esta cruzada educativa, porque tenemos muy claro que estaremos constantemente: “Aprendiendo de los Animales de Laboratorio”.

Suscribir a Magazine

Back to Top