Educando a la Sociedad sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio

Opinión

Lo sucedido recientemente en Brasil, donde un grupo de personas asalta, roba, daña instalaciones e intimida a todo el personal del Instituto Royal, entidad que cumple las normas establecidas en ese país para el desarrollo de la ciencia, ha sido sin duda alguna, como un tsunami que logró hacer despertar a muchos colegas que trabajan en el tema de la Ciencia del Animal de Laboratorio. Que entidades como estas cierren definitivamente, es un escenario aterrador para la sociedad, para el desarrollo de la ciencia y ni que decir, para los personas que pierden sus puestos de trabajo.

Esperamos que la autoridades brasileñas, en cumplimiento del orden legal establecido, apliquen todo el peso de la ley contra quienes cometieron esta clase de delitos, que no tienen ninguna excusa, ni justificación válida.

Los que trabajamos en ciencia estamos a favor de que en cada país de nuestra región se cuente con legislación apropiada, que esta se aplique y que compartamos nuestra ciencia para el bien de toda la sociedad y del bienestar animal. Y en este mismo sentido, esperamos que todo Gobierno de la protección legal necesaria, para evitar que quienes hacen su trabajo en ciencia, de forma responsable y honesta por el bien de la misma sociedad, no sean víctimas de delincuentes.

Es mi opinión, que quienes se declaran pro-animales y se lanzan a la calle a asaltar, robar, agredir personas y dañar laboratorios, arrastran con anterioridad conductas antisociales, y se involucran en este tema para encontrar una excusa y razón para cometer delitos de toda índole, donde lo que me parece más grave, es que parecen lograr cierto nivel de apoyo social, de Gobiernos y políticos que realmente no conocen del tema y son tomados en su “buena fe” y guardan silencio cómplice de estos delitos.

Durante los Siglos XIX y XX, con la revolución industrial, la sociedad reclamó a los Gobiernos que no permitieran vender toda clase de productos que dañaban la salud de personas y animales, de esta exigencia de la sociedad surgen los ensayos biológicos, como método científico de garantizar la salud de toda la población. La ciencia siempre aplica los nuevos conceptos y metodología para alcanzar los objetivos del trabajo, procurando usar animales en la cantidad estadísticamente adecuada y no usar animales cuando existe un método alterno, científicamente probado.

A finales del Siglo XX y en lo que vamos del nuevo siglo, surgen algunas personas de la sociedad que critican estos ensayos y no se guardan calificativos, muy despreciables, sobre el trabajo de la ciencia. Quiero pensar que esto surge por corrientes modernas muy "ligth" de la vida y por otra parte, porque están desinformados de cómo se trabaja en el desarrollo de la ciencia responsable.

No debemos olvidar también, que prestigiosos grupos internacionales también están promoviendo unilateralmente leyes pro-animales en todo el mundo, como la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA). WSPA ha trabajado muy fuerte en todo el mundo, realizando una fuerte campaña que incluye reuniones con políticos de alto nivel, incluyendo las Naciones Unidas. América Latina no es la excepción, es así que WSPA promueve legislaciones pro animales en toda nuestra región. Mientras estas organizaciones trabajan fuerte al más alto nivel político, ¿Qué hacen nuestras Organizaciones Científicas? ¿Qué hacen las Universidades públicas y privadas? ¿Qué hacen las empresas privadas relacionadas con la Ciencia del Animal de Laboratorio? ¿Qué hacen los Comités Institucionales para el buen uso de animales de laboratorio (CICUA, o CICUAL)? ¿Qué hacen los Ministerios de Ciencia y Tecnología? nada. Ajenos a esta realidad, de forma descuidada, la mayoría de científicos y sus organizaciones han pretendido ignorar este escenario mundial; muchos siguen trabajando en su área de la ciencia, sin prestar mayor importancia a esta realidad que ha venido creciendo, aislando a los científicos y la ciencia en todo el mundo, acercando el mundo a una época de oscurantismo, hacia una nueva Edad Media, donde pensar e investigar serán un delito.

Si alguien duda de mi afirmación anterior, le solicito respetuosamente que revise la agenda de todos los Congresos, Simposios, Talleres y Módulos de Capacitación que se imparten en distintas partes de Latinoamérica (y del mundo) sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio, todos repiten, una y otra vez, elementos esenciales sobre nuestro trabajo (3R, etc, etc, etc), pero olvidan uno que es piedra angular: Educar a la sociedad (general y demás profesionales) en el tema de la Ciencia del Animal de Laboratorio.

Puedo informar que la Sociedad Cubana para la Ciencia del Animal de Laboratorio (SCCAL) ya está planteando realizar un primer simposio con el nombre: “Educando a la sociedad civil en el tema de la Ciencia del Animal de Laboratorio”, para el Congreso PANVET a celebrarse en la Habana, Cuba, en octubre del 2014. Ojalá otros grupos en el mundo incorporen esto en sus agendas de trabajo, es la única forma de empezar a tomar conciencia de como enfrentar responsablemente la problemática actual de hacer ciencia.

Es la sociedad la que nos permite, o quita, la posibilidad de hacer ciencia. Es la sociedad la que promueve y apoya leyes que nos dan el marco legal de poder hacer ciencia o no, por tanto es la sociedad el elemento vital a la que debemos informar y educar; y esto es algo que la mayoría de científicos y sus organizaciones han ignorado durante años.

A muchos que trabajan en entidades públicas, se les olvida que es la sociedad la que con sus impuestos paga nuestros salarios y construye universidades públicas, laboratorios y equipo, es nuestro deber ineludible rendir cuentas. Quienes trabajan en el sector privado, también tienen su empresas abiertas gracias a la que la sociedad lo permite, por tanto deben rendir cuentas a la sociedad de su buen trabajo. En resumen: todos nos debemos a la sociedad y qué mejor forma de hacerlo que educando a todo nivel: escuelas, colegios, universidades, grupos profesionales, medios de comunicación, partidos políticos, gobiernos, público general.

Sin embargo, es una triste realidad, que no pocos colegas y empresas, piensan que es una pérdida de tiempo tener que atender un estudiante de escuela o colegio, una persona civil, o un periodista que le consulta sobre su trabajo. Otros científicos y organizaciones se equivocan al creer que es suficiente con algún reportaje casual de periódico o televisión, sobre todo cuando reciben algún premio nacional o internacional. Algunos creen que ver su foto en su laboratorio, con una bata blanca (gabacha, guardapolvos, etc) basta para convencer a la sociedad civil de la importancia de su trabajo, pero la verdad es que la mayoría del público no le pone atención a estas noticias, pues el científico habla en el reportaje con palabras propias de un congreso o de un aula universitaria, olvidando que la sociedad civil no entenderá este lenguaje y mejor "cambia de canal" o “de página”, perdiéndose este valioso espacio de información (que resulta gratis).

Urge que todo profesional que trabaje en el sector público o privado, ligado al tema de la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL) comprenda lo esencial de divulgar sistemáticamente el trabajo científico y su impacto positivo en mejorar la calidad de vida no sólo de la especie humana, sino de toda vida animal sea que se le llame doméstica, agropecuaria o silvestre (terrestre o acuática).

No basta tampoco con educar sólo a los profesionales ligados directamente al trabajo con animales, sino también hay que informar y educar a profesionales como abogados (futuros jueces), educadores (formadores de opinión social), etc.

En nuestra región, hay países sin mayor legislación sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL), algunas naciones la tienen pero muy pocas entidades (principalmente universidades públicas) las aplican de forma parcial; otras naciones sí tienen buena legislación y entidades que la aplican. Pero hay un denominador común en todas las naciones del mundo: ningún país tiene programas de educación a través de los Ministerios de Educación sobre el tema CAL, lo cual refleja un peligroso distanciamiento entre el eficiente trabajo de los profesionales y el resto de la sociedad civil (incluídos partidos políticos y Gobiernos), por tanto no es de extrañar que los grupos radicales pro-animales encuentran terreno fértil para su propósito.

Ya es hora que todas la organizaciones mundiales que agrupan científicos, así como las nacionales, tales como ICLAS, ACCMAL, FESSACAL, AMCAL, AALAS, ACLAM, ACCyTAL, ASOCHICAL, ABOCAL, AUCyTAL, CALAS, ACCBAL, SBCAL, AVECAL, etc, incorporen en sus agendas de trabajo el tema de invertir tiempo y recursos para informar y educar a toda la población civil sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio. SCCAL ya lo está haciendo. También se requiere de un mayor esfuerzo para que todas incentiven directamente legislaciones en cada país y la existencia de asociaciones de científicos, así como también acercarse a los Gobiernos para demostrar el responsable trabajo científico. Todo Congreso, Simposio, etc, debería incluir desde ya, el tema de: “Educar la sociedad sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL)”, será muy interesante escuchar de colegas y entidades, sus experiencias de trabajo, así aprendemos todos. La única forma de contrarrestar la corriente actual de grupos radicales pro animales es: educar, educar y educar.

Quiero destacar que la lamentable violencia contra perros y gatos, que muestran las fotos de los grupos radicales es una triste realidad que se genera, en su inmensa mayoría, de violencia generada por personas de la sociedad, no de la ciencia. Los grupos radicales pro animales explotan (y manipulan) un sentimentalismo basado en imágenes de violencia contra animales domésticos, principalmente perros y gatos, pero no promueven leyes para penalizar esta violencia específica, sino que redactan leyes, que en caso de ser aprobadas, las aplica un juez (abogado) a todo animal; ahí está la hábil estrategia de los grupos radicales pro animales, pues su objetivo real es impedir el uso de animales con cualquier fin. Debo informarles que esto mismo esta sucediendo en Costa Rica, donde los canales de televisión y la prensa escrita toman partido en defensa de proyectos de ley presentados en la Asamblea Legislativa para mejorar la Ley 7451 (Bienestar Animal) y penalizar el maltrato y crueldad animal. Los políticos ya han dado sus discursos en favor de la legislación contra la crueldad y el maltrato animal, es decir contra todo animal, sin importar su ubicación taxonómica y ahí es donde está la hábil trampa jurídica que promueven grupos radicales pro-animales, pues una vez aprobada la ley, a mediano plazo lograrán afectar cualquier actividad donde este presente un animal, sean estas actividades agropecuarias o de ciencia, es decir dos actividades esenciales de la especie humana; producción de carne para alimentar la poblacion (humana y animal) y el desarrollo de nuevas técnicas científicas. El Colegio de Biólogos de Costa Rica, a través de una Comisión de Bienestar Animal, es la unica organización que ha tomado conciencia de esta situación local, enviando cartas y reuniéndose en la misma Asamblea Legislativa, la realidad es que ya fue aprobado en primer debate el proyecto de ley, lo que nos obliga a redoblar esfuerzos para crear conciencia a nivel nacional antes de que lamentemos las consecuencias.

Una de las mayores inquietudes en Costa Rica, al igual que vemos sucede en Brasil y creo que en todo país, es quien define jurídicamente que es crueldad y maltrato animal en un Juzgado.

Estimado lector, usted y yo sabemos que a falta de una clara definición en la Ley o su Reglamento, esto sucede en un Juzgado, donde el Juez, profesional en Derecho, según su personal entender y creer lo define. Reitero lo que ya dije anteriormente, los Abogados no reciben en su formación académica, ni en su formación laboral en el Juzgado, cursos sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio, pero es quien tiene "en sus manos" el destino de la ciencia, su desarrollo, la de los trabajadores ligados a este tema y la mejoría o el empeoramiento de la calidad de vida de la sociedad. Por ello insisto, en que la educación debe permear todas las profesiones, principalmente abogados y educadores, entre otras.

A pesar de este panorama de crisis y penumbras actual, hay que mantener la calma, la serenidad, para analizar los hechos y responder con argumentos científicos las situaciones que ya están planteadas en algunos tribunales, como es el caso de Brasil. Todos debemos aprender de lo que suceda en cualquier tribunal del mundo en este tema y convertir esta experiencia juridica en parte de la futura formación de profesionales en ciencia, para que nunca olviden que la sociedad es la que permite, regula o impide el quehacer científico, por lo que siempre, siempre, debemos informarla y educarla, de lo contrario, otros lo harán, según sus propios intereses, como nos ha sucedido ahora con los grupos radicales.

Lo que no se hizo en el pasado, ya no mueve molinos, ahora debemos trabajar para hacer propuestas nuevas en lo individual y en lo colectivo, planificando la educación de la sociedad durante los próximos años. Aprendamos sí, de los errores del pasado, para mejorar nuestro trabajo en el presente y hacia el futuro.

Educar es la única forma de que la sociedad comprenda nuestro trabajo, permitiendo la ciencia, con las regulaciones que se requieren para garantizar el Bienestar Animal, sin impedir el desarrollo de nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida de todo ser vivo en el planeta.

Biólogo Bch. Rodrigo Aymerich Blen
Laboratorio de Ensayos Biológicos
Universidad de Costa Rica

 

Sobre el Autor:


Rodrigo AymerichRodrigo Aymerich Blen es Biólogo graduado de la Escuela de Biología de la Universidad de  Costa Rica (UCR).  De 1984 al 2004 fue Coordinador de la Sección Serpentario del Instituto Clodomiro Picado (ICP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), único centro productor de sueros antiofídicos de toda Centroamérica . De 1989 al 2002 fue miembro del Consejo Asesor del ICP. También desempeñó funciones como Coordinador de Acción Social. De 1995 al 2000 fue representante en Costa Rica ante el Consejo de Representantes de Autoridades Científicas CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres). En el 2008 paso a trabajar al  Laboratorio de Ensayos  (LEBi) (www.lebi.ucr.ac.cr)   y  se desempeña como Encargado de los  Animales de Experimentación.  Es miembro del Colegio de Biólogos de Costa Rica desde 1985 y ha desempeñado cargos en su Junta Directiva.  Es miembro de la Asociación Centroamericana, Caribe y Mexicana de Animales de Laboratorio (ACCMAL) y  es el Secretario de la actual Junta Directiva.  Mail de contacto: rodrigo.aymerich@ucr.ac.cr

Comentarios

  • Micaela Ricca: 25 nov 2013

    Muchas gracias Rodrigo por tanta claridad, coincido plenamente en que la educación es el camino a transitar pero por otro lado es lamentable como la cultura del “no te metas” se ha establecido en la mayoría de los países latinoamericanos. Ojalá en colectivo podamos revertir esta situación.


  • Willy González Rojas: 25 nov 2013

    Me parece muy atinado el comentario del compañero Rodrigo, ya que estamos pasando momentos de mucha angustia, ya que en nuestro pais este tipo de cosas no se dan, pero creo que estamos muy cerca de que suceda.
    Debemos unirnos y publicar un artículo único en todos nuestros paises, educando a las personas ajenas a nuestro trabajo, que estoy seguro que una gran mayoría no sabe lo que hacemos, para tratar de ir minimizando estas babaridades.


  • Emilia Negrón Yssele: 25 nov 2013

    Gusto saludarle Dr. Rodrigo.
    Muy interesante su artículo, estoy muy de acuerdo con usted en cuanto a la educación y esa sugerencia que hace sobre informar a las otras profesiones sobre el uso y cuidado ético de los animales de laboratorio, esta es una ciencia que no debe tener fronteras y es la humanidad la que se ha beneficiado en el campo de la salud, con esta ciencia. Un gran abrazo desde Venezuela y de parte de AVECAL


  • Octavio Villanueva Sánchez: 25 nov 2013

    Hola Rodrigo:

    De acuerdo completamente con tu comentario, necesitamos unirnos y trabajar al respecto. Como muchas cosas en la vida se requiere voluntad y constancia, y parece ser que necesitamos que suceda algo para actuar. Te comento en particular cuando se publicó la Ley de Protección de Animales en el DF, México, en su momento nos unimos para contrarestar lo publicado en ésta. Se tuvieron reuniones en radio, y en especial con las autoridades, se dió el punto de vista de la sociedad científica al respecto, y si bien la mayor parte de las veces estas leyes son acuerdo entre grupos, ellos (las autoridades) conocieron otro punto de vista y que existen muchas personas dedicadas a la ciencia de los animales de laboratorio.
    Hay un dicho que dice, “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, lo que sucedió en Brazil, no excluye que pueda pasar en cualquier otro país.
    La educación a este respecto con en muchas cosas de la vida deber ser permanente. Aprovechemos este momento para hacer propuestas que nos ayuden a unirnos enfocándonos a una información general en la educación para la sociedad, que permita utilizar el conocimiento y palabras adecuadas para hacer conciencia en ésta, sabemos que ya existen artículos en ingés al respecto que permiten informar a la sociedad, podemos trabajar sobre éstos, con gusto me uno para colaborar en este fin.

    Saludos.

    Octavio

    M en C MVZ Octavio Villanueva Sánchez


  • Lazara Marttínez: 25 nov 2013

    Hola Rodrigo:
    Es muy importante lo que planteas, sobre todo porque tiene un enfoque hacia la acción.
    Nuestros países necesitan mucho de los laboratorios de investigación. No es un secreto que durante mucho tiempo las enfermedades tropicales fueron enfermedades olvidadas. Justo en el año 2000, comienza un nuevo movimiento hacia desarrollar capacidades de investigación para el desarrollo de tecnologías de salud (entiéndase vacunas, medios de pesquizaje, etc) en los países que sufren estas enfermedades.Esta iniciativa promovida desde el programa TDR (Tropical Disease Research) de la Organización Mundial de la Salud, ha recibido el apoyo económico de muchas personas y grupos no gubernamentales y ya tiene logros importantes en instalaciones construidas en países en desarrollo
    La transferencia de tecnologías es una de las iniciativas propuesta. Eso significaría desarrollo de capacidades en nuestros países para producir nuestros propios medicamentos y vacunas y métodos diagnósticos.
    Es necesario que nuestros conciudadanos entiendan lo que puede significar estas situaciones de agresiones alas instalaciones de ensayo y las actitudes emocionales descontroladas en términos de costo en salud y vida y en pérdida de oportunidades para el desarrollo
    Estoy de acuerdo en que debemos hacer algo.Del 2-4 de Octubre 2014 tenemos nuestro seminario CAL y
    del 6 al 9 de octubre del 2014, se realizará el PANVET (Congreso Panamericanos de Veterinaria) en Cuba y en la sesión de la Ciencia del Animal de Laboratorio, estamos proponiendo un simposio que estamos denominando La sociedad civil y la Ciencia del Animal de Laboratorio”, pero ¿que tal si comenzar a trabajar ya y aspiramos a tener algunos resultados a discutir para el PANVET 2014?.
    Con gusto estoy disponible para colaborar.
    Saludos,
    Dra. Lazara Martinez Muñoz


  • Rodrigo Aymerich Blen: 25 nov 2013

    Gracias Micaela y Willy por sus comentarios. En colectivo podemos y debemos revertir esta situación, debemos unirnos para educar, educar y educar. Hay dos razones esenciales por las que debemos unirnos: 1.Para cumplir nuestro compromiso profesional con la sociedad de producir mejoras en la calidad de vida. 2. Defender nuestros puestos de trabajo, honrados y honestos, del cual depende nuestra familia. No podemos seguir permitiendo que grupos organizados radicales amedrenten y hagan retroceder una sociedad.


  • Rodrigo Aymerich Blen: 25 nov 2013

    Igual agradecimiento a Emilia, Octavio y Lázara. Pasar de las palabras al trabajo profesional, SCCAL ya lo esta haciendo, mi felicitación, cuenten con nuestro apoyo al proyecto. También urge que en cada país los grupos locales de ciencia realizen mesas redondas, talleres, para analizar los hechos de Brasil y Chile (donde hasta bombas pusieron en una actividad sobre ganado). Urge que más gente conozca de estos hechos, asi como darle seguimiento a los edictos de juzgados, para analizarlos e incorporarlos en la formación de toda persona que trabaje en ciencia, cualquiera sea su grado académico.


  • Roberto Riquelme: 25 nov 2013

    Excelente comentario, me parece un punto central en el desarrollo de CAL, informar y educar a la sociedad civil, si no abrimos las puertas y mantenemos poco menos que en secreto nuestras actividades, lo mas probable es que este tipo de cosas como lo que ocurrió en Brasil, continúen sucediendo, sin embargo, es una tarea difícil, hacer que las autoridades Universitarias o de los centros de investigación entiendan que se debe abrir el diálogo. Ojalá podamos avanzar en el tema, para poder seguir creciendo.


  • Rodrigo Aymerich: 27 nov 2013

    Roberto tiene toda la razón cuando dice que es difícil convencer a las autoridades universitarias y de los centros de investigación, aquí en Costa Rica pasa lo mismo. El mayor enemigo y peligro lo tenemos dentro de nuestra propia “casa de ciencia”: la negligencia, pues todos son concientes del problema, leen las noticias y … como si no fuera con ellos. Reitero lo que mencione en el comentario, no pocos científicos viven encerrados en una burbuja: dentro del campus universitario, preocupado solo por sus publicaciones y/o viajando por el mundo en congresos, pasantías, etc. No pocos colegas parecen creer que no son parte de este planeta, de la sociedad y sus dificultades. Por sobre todo esto, hay que seguir trabajando para que estas autoridades despierten y hacer nuevos planteamientos para educar hacia adentro de la ciencia y hacia la sociedad (de la que somos una parte más).


  • Jenny Carolina Saldaña: 29 nov 2013

    Muy claras las observaciones publicadas por el Prof Aymerich.
    Aqui en Uruguay a pesar de tener una Ley Nacional no estamos exentos de sufrir ataques por suerte no tan graves como los sucedidos en Brasil.
    Los cientificos debemos salir de nuestro laboratorio y mostrar a la comunidad que es lo que hacemos y como trabajamos. No tener un bajo perfil y tratar de mostrar que no todo es como lo muestran estas organizaciones que nos ataca.


  • rodrigo aymerich blen: 29 nov 2013

    Jenny tiene toda la razón cuando señala que “los científicos debemos salir de nuestro laboratorio y mostrar a la comunidad que es lo que hacemos y como trabajamos…” Educar, educar y educar a todo nivel. Como dice Jenny, tener un bajo perfil en nada nos ayuda, por el contrario, le facilitamos el trabajo a quienes quieren restringir o prohibir todo trabajo de ciencia. Una comunidad informada no permitiría el retroceso de actividades de ciencia responsable, esenciales para mejorar la calidad de vida, de todo ser vivo.


  • Evangelina: 30 nov 2013

    Felicitaciones RODRIGO por las palabras de reflexión, hacía falta que alguien se manifieste sobre lo sucedido en BRASIL. Es una verguenza que un grupo de antisociales hiciera tantos estragos, y que hasta ahora ninguna sociedad CAL (Ciencia del Animal de laboratorio) haga acciones para apoyar a BRASIL y frenar posibles acontecimientos similares en otros países.
    Comentarles que en el último SIMPOSIO en BOLIVIA, se presentaron éstos grupos y quisieron perturbar el evento, eran pocos, pero no paraban de insultarme, no les hicimos caso y se retiraron. Esto me hizo reflexionar sobre la poca información que brindamos en especial los científicos que viven encerrados en sus laboratorios con el fin de publicar, también deberíamos trabajar con ellos e invitarlos a los eventos y que muestren sus publicaciones donde realmente fueron útiles los ANIMALES DE LABORATORIO para el avance de la MEDICINA (muchas veces ellos se sienten apartados de lo que es CAL). Además, deberíamos incluir en cada evento que se realicemos publicaciones como, PORQUE EL USO DE ANIMALES DE LABORATORIO, ANIMALES DE LABORATORIO Y EL AVANCE DE LA MEDICINA, UTILIDAD DE ANIMALES DE LABORATORIO EN EL AVANCE DE LAS ENFERMEDADES, con publicaciones actualizadas.


  • Rodrigo Aymerich Blen: 09 dic 2013

    Comparto totalmente los criterios de Evangelina, es vital que los científicos no solo se preocupen por “sus publicaciones”, sino también por informar al público de la importancia de su trabajo. Es lamentable leer que también en Bolivia ya existan personas capaces de insultar a personas, que lo único que hacen es trabajar por y para el bienestar de toda la sociedad. Educar, educar, educar, a todo nivel, con el paso del tiempo la sociedad comprenderá mejor el vital e importante trabajo de la ciencia.


  • Patricia Varela: 03 mar 2014

    Estimado Sr. Rodrigo:
    Permítame, que como eticista exprese en pocas líneas mi opinión en referencia a su artículo.
    En primer lugar, Ud. Hace un juicio de valor acerca de la educación y de la cultura de una nación que no es la suya, y sostiene la legitimidad de los ensayos en especies no humanas con la fuerza de una legislación definitivamente no preparada para este tipo de eventos en los países en vía de desarrollo que pueden serfácilmente vulneralizados por presiones económicas y de otra índole, como las declaraciones de las instituciones científicas manifestando sus voluntades de retirar sus estudios de la región, por ejemplo. También confunde los aspectos deontológicos con los axiológicos; por los que incluso, una sociedad puede no estar de acuerdo con algunos lineamientos de sus propias leyes, normas o reglamentaciones, y además, promover sus modificaciones, sin que ello represente una involución o retroceso, sino lo contrario, una reivindicación. Es en este sentido, un punto importante a considerar es que la ciencia es una herramienta social, política y económica, y por lo tanto, NO NEUTRAL, que DEBE ACOMPAÑAR A LA SOCIEDAD Y NO A LA INVERSA. Esto contribuye al verdadero progreso, y no al colonialismo científico al que nos tienen bastante acostumbrados por aquí.
    Por otra parte, el bienestar de todas las especies (humanas o no) no tiene fronteras, como sabemos existen documentos de derecho internacionales, pero muchas veces las organizaciones científicas del “primer mundo” vienen a realizar ensayos de todo tipo de seres a los países de la “periferia”, implementando protocolos que en sus países de origen serían claramente rechazados u observados por el tenor de sus regulaciones internas, lo que por lo menos, los encarece significativamente. Esto constituye claramente UN DOBLE ESTANDAR, que implica la práctica de ensayos que muchas veces CARECEN DE TODA RELEVANCIA LOCAL, pero ignoro si ese es el caso, ya que además, las instituciones científicas, algunas veces, lejos de “educar” a la población, ESCASAMENTE MUESTRAN INTERÉS POR HACER UN SEGUIMIENTO DE SUS PROTOCOLOS POR COMITÉS DE ÉTICA DE LA INVESTIGACIÓN (CEIs) EXTERNOS, COMO LOS DE UNIVERSIDADES U OTRAS INSTITUCIONES.
    Estimado Sr., por favor no haga cómplices a los lectores de prejuicios infundados. Es hora de que los ciudadanos latinoamericanos decidamos críticamente sobre nuestras propias políticas en investigación, y que no nos vengan a echar los cuervos diciendo que un grupo de personas “parecen lograr cierto nivel de apoyo social, de Gobiernos y políticos que realmente no conocen del tema y son tomados en su “buena fe” y guardan silencio cómplice de estos delitos.” ME PARECE SR., QUE CON ESTAS ASEVERACIONES ESTÁ TOMANDO A LAS AUTORIDADES GUBERNAMENTALES BRASILEÑAS CON MENOSCABO.
    Finalmente, entiendo que Ud. Defienda su trabajo y el de mucha otra gente, pero las sociedades cambian, y tanto Ud. como yo, y toda la gente que hacemos ciencia, sabemos que es necesario capacitarnos continuamente y adaptarnos a los requerimientos de nuestras sociedades de arraigo, que por otro lado nos prestan sus recursos, modificando las técnicas de experimentación y de control de productos para que requieran cada vez en menor medida intervenciones contrarias al bienestar de los “seres de laboratorio”, técnicas que bien conocemos posibles y que no vienen al caso, pero sí cabe destacar que son significativamente más costosas, por lo que convierten su defensa en una cuestión meramente económica y utilitarista.
    Saludos
    Patricia


  • Rodrigo Aymerich Blen: 03 mar 2014

    Estimada Patricia: Usted como yo, hacemos juicios de valor, tengo claro que yo no soy dueño de la verdad, pero si tengo inquietudes que me permito escribir, como aporte para buen análisis y mejorar el trabajo de la ciencia. Desde mi formación como Biólogo, comprendo que la ciencia no es neutral, basta revisar la historia desde los inicios de toda sociedad, es mediante la curiosidad y luego mediante procedimientos repetitivos, que cumplan ciertas normas y/o tratados, que emerge lo que hoy llamamos ciencia. La ciencia es parte de la sociedad, no es un ente separado de ella, por ello la ciencia trabaja por mejorar la calidad de vida de todo ser viviente en el planeta. También comprendo que la ciencia no está exenta de ser “buena” o “mala”, donde se involucran aspectos políticos, económicos, militares, religiosos, comerciales, etc, por ello comprendo y acepto, que la sociedad puede y debe regular toda actividad humana, donde la ciencia no es la excepción. Así como también se debe sancionar a quien incumple las normas. Tengo 30 años de ejercicio profesional por y para la sociedad, trabajo por y para la vida. Estamos por el Bienestar Animal y contra el Maltrato Animal, por ello participo en mi país (Costa Rica) en las discusiones sobre estos temas. Soy latinoamericano y por ello emití mi parecer sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL) y sobre los sucesos en Brasil. Le garantizo que quienes me conocen, saben que soy un defensor del mismo principio que usted menciona: los latinoamericanos debemos desarrollar la ciencia y mantener un constante proceso de educación a todo nivel. Una educación sistemática y a todo nivel, sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL), garantizaría una sociedad debidamente informada, que pueda comprender mejor el valor y el impacto positivo de la ciencia. Clamo también porque entidades como ICLAS, FESSACAL, ACCMAL, AMCAL, universidades y similares, aumenten su rol en estos procesos educativos a todo nivel, que permita mejorar legislaciones existentes y lograr leyes en países donde no las hay. Comparto su afirmación de la doble moral de algunas entidades de “naciones desarrolladas”, pues resulta irritante que en las naciones “desarrolladas”, se impida cierto tipo de ciencia, pero si pueden salir a otras naciones a realizarla, sin ningún problema legal en su país de origen, doble moral y permisividad de las sociedades “desarrolladas” que permiten que esto suceda. En lo que a mi trabajo concierne, le garantizo Patricia, que a nivel local, una y otra vez, hablo sobre el tema de cómo mi parecer sobre como mejorar procedimientos de los CICUA o CICUALES, los que precisamente tienen el deber de fiscalizar el trabajo. Cuando digo “…parecen lograr cierto nivel de apoyo social, de Gobiernos y políticos que realmente no conocen del tema y son tomados en su “buena fe…”, esto no menoscaba a ninguna autoridad o Gobierno, todo lo contrario, es un llamado a que las autoridades políticas (de toda nación) reciban las propuestas Contra el Maltrato Animal y se den el tiempo para escuchar a todas las partes de la sociedad: a quienes proponen leyes Contra el Maltrato Animal, y también a quienes trabajan en ciencia. Revise usted los “curriculum” de distintas profesiones latinoamericanas, llámese abogados (futuros jueces), periodistas y educadores (formadores de opinión pública) donde está el tema Bienestar Animal en su formación profesional ? no existe. Por eso insisto en decir una y otra vez: educar a todo nivel, es la única forma de que la sociedad mejore su formación en este tema y quienes lleguen a tener “poder político” comprendan la dimensión positiva del quehacer científico. Siendo que todas y todos estamos por el Bienestar Animal y contra el Maltrato Animal, la médula del problema en toda legislación es cómo resolver, jurídicamente, sin tela de duda, quien define y como se definen estos conceptos. Aquí está la piedra angular legal, lo que para unos es válido, para otros no, pero igual debemos buscar el mayor consenso posible. Estimada Patricia, no se trata de defender puestos de trabajo, por el simple hecho de hacerlo, pero sí es válido defender puestos de trabajo de actividades legales, que cumplen los requisitos que la sociedad acepta cómo válidos. No se puede permitir que otras personas violenten y dañen instalaciones y actividades científicas que cuentan con el respaldo de ley, de paso poniendo en peligro a otras personas. El “universo” de la ciencia es grande y complejo, no se reduce a una simplista sustitución de procedimientos por otros, de la noche a la mañana, evidentemente no es un asunto “meramente económico y utilitarista”, pero si toma tiempo (años), dinero y mucha, mucha, investigación. Los cambios se dan bajo el método científico, como nos lo pide la sociedad, para garantizar que los nuevos métodos sean lo más confiables posibles. La ciencia mundial busca medios para optimizar, disminuir y buscar formas alternas al uso de animales en cualquier actividad. Esto habla de un trabajo responsable en ciencia. Educar, educar, educar sobre la Ciencia del Animal de Laboratorio (CAL) a todo nivel, es una necesidad que requiere nuestra sociedad latinoamericana, que permite y da fondos para nuestro trabajo, el suyo y el mío, esperando a cambio que seamos parte del escenario mundial, pero que aportemos soluciones reales a problemas locales. Saludos Patricia.

    Rodrigo


  • Evangelina: 05 mar 2014

    Estimada Patricia:
    De acuerdo con Ud. que “la ciencia es una herramienta social, política y económica, y por lo tanto, NO NEUTRAL, que DEBE ACOMPAÑAR A LA SOCIEDAD Y NO A LA INVERSA”. Una clara demostración esta en los Comités de ética que deben estar conformados por un representante de la sociedad, que podría ser de una Sociedad protectora de Animales.
    De acuerdo también con Ud. cuando dice que “la práctica de ensayos que muchas veces CARECEN DE TODA RELEVANCIA LOCAL, que además, las instituciones científicas, algunas veces, lejos de “educar” a la población, ESCASAMENTE MUESTRAN INTERÉS POR HACER UN SEGUIMIENTO DE SUS PROTOCOLOS POR COMITÉS DE ÉTICA DE LA INVESTIGACIÓN (CEIs) EXTERNOS, COMO LOS DE UNIVERSIDADES U OTRAS INSTITUCIONES”. Es por ello que todos los investigadores deben trabajar en coordinación con nosotros los profesionales que trabajamos en pro del Bienestar Animal, porque realmente son ellos quienes utilizan animales para sus protocolos y muchas veces se olvidan o no quieren mostrar sus resultados, y como dice Ud. muestran escaso interés por hacer seguimiento de sus protocolos.
    Con respecto a lo que menciona “que muchas veces las organizaciones científicas del “primer mundo” vienen a realizar ensayos de todo tipo de seres a los países de la “periferia”, implementando protocolos que en sus países de origen serían claramente rechazados u observados por el tenor de sus regulaciones internas, lo que por lo menos, los encarece significativamente”. Realmente no conozco si así lo hacen, si es el caso con mayor razón debemos trabajar en nuestros países para mejorar el Bienestar de los animales de laboratorio, trabajar en una ley que se cumpla, e incluir la educación a todo nivel. Además está claro que en la comunidad científica debe haber una interacción a nivel mundial. También debo decir que en mi país Bolivia vienen investigadores de otro país pero lejos de utilizar protocolos que no son aceptados en sus países, vienen a capacitarnos en técnicas sobre el trabajo con animales de laboratorio que el personal de Bioterio desconoce.
    Saludos cordiales


Seguiremos ofreciendo un espacio para todos aquellos que quieran participar y colaborar en esta cruzada educativa, porque tenemos muy claro que estaremos constantemente: “Aprendiendo de los Animales de Laboratorio”.

Magazine Bioterios.com

Back to Top